FUNDAMENTACION

La neuropsicología como disciplina surge vinculada a otras disciplinas neurocientíficas, con el objeto de indagar las complejas relaciones cerebro-conducta. Desde la Psicología, recién en 1973 el Psychological Abstracts emplea el término Neuropsicología como palabra clave entre aquellas que indexan las publicaciones psicológicas. El primer resumen que se destaca con esta referencia es The results and perspectives of neuropsychological studies de Luria AR, que refiere la organización sistémico funcional de la actividad psíquica. Desde entonces numerosas investigaciones se han publicado, aunque muy pocas destacan la relación del comportamiento con el medio ambiente y el aprendizaje. Posteriormente y en el marco de las Neurociencias, se desarrolla como una especialidad interesada en la "actividad mental superior" y sus relaciones con las estructuras cerebrales que la sustentan en los distintos estadios evolutivos del hombre.

La Neuropsicología tiene una dimensión de ciencia básica que intenta comprender en detalle la relación entre los procesos mentales y cerebrales; y una dimensión aplicada que la compromete con tareas diagnósticas y de intervención en las diversas alteraciones de conducta consecuencia de patologías cerebrales. Vinculada con la Neurología y Neurocirugía, Neurolinguistica, Neurofisiología, Neuroanatomia entre otras disciplinas neurocientíficas; fundamenta el desarrollo de la actividad mental en la organización de la función cerebral y el aprendizaje.

Los propósitos prácticos de la Neuropsicología se centran en: a) Descripción de las manifestaciones patológicas como normales de la actividad nerviosa; b) Evaluación de las funciones cognitivas globales y específicas, como las funciones perceptuales y visoespaciales, la actividad mnésica, funciones praxicas y visoconstructivas, el lenguaje y las funciones ejecutivas, emociones y de decisión, entre otras; c) Integración con otros tecnicas de estudios del sistema nervioso para un diagnóstico clínico neuropsicológico y topográfico cerebral; d) Conocer modalidades funcionales de procesamiento de la información y aprendizaje; e) Diseñar un abordaje terapéutico con programas de estimulación, rehabilitación e investigación.

Así, la neuropsicología tradicional ha centrado sus mayores desarrollos en las patologías cerebrales propias de la clínica neurológica (tomando las demencias como paradigma clínico, y las alteraciones afásica-gnósico-práxicas como paradigma de las funciones cerebrales superiores) en las cuales generalmente no hay dudas del compromiso cerebral. Sin embargo, en el marco de los deteriores leves, los problemas de aprendizaje, la psicopatología y el comportamiento perturbador, existen crecientes evidencias de alteraciones cerebrales subyacentes, verificables principalmente en un plano funcional ejecutivo y de resolución de problemas.

En tal sentido esta materia adquiere suma importancia en la carrera de Psicología, siendo fundamental su desarrollo por personal con capacitación previa en la ciencia psicológica, en especial, si consideramos que la neuropsicología es reconocida como una disciplina de la Psicología. En consecuencia, se verá con más detalle el estudio de las funciones cerebrales en el marco de la clínica psicológica-psiquiátrica, de patología neurológicas como ACV y traumatismo, y de patologías compartidas como el deterioro cognitivo leve y las demencias. No serán ajenos los factores emocionales y de aprendizaje intervinientes en la toma de decisiones y resolución de problemas con sentido ecológico, destacando en todo momento la acción interdisciplinaria a través de Programas Integrados de Asistencia Multimodal.